Tal vez te haya pasado que luego de algún tiempo de relación, y cuando creías que todo iba bien, en algún momento ella te dice, tal vez sollozante o preocupada “amor, no me vengo cuando lo hacemos”. Y ella puede haber parecido incluso satisfecha durante el tiempo que comparten su vida sexual.

Lo cierto es que hablar de ello es bueno. Puede que luego de eso incluso hayas tratado otros recursos como noches románticas, algún viaje, sexo oral o vibradores, y que las cosas continúen igual. ¿Qué es lo que pasa?

El nivel de excitación de una mujer depende de la relajación y de la ausencia de ansiedad; y eso es una regla general independiente de cualquier otro factor: cuando está relajada, pasa. Y hay pruebas que lo refrendan.

Una prueba en el laboratorio bastante divertida

En Holanda, un grupo de científicos usó la tomografía para examinar el cerebro de las mujeres mientras sus parejas las estimulaban hasta el orgasmo. Ellos se dieron cuenta que la amígdala cerebral (no las que tienes en la boca, son distintas), que es el área del cerebro asociada con el estrés y la ansiedad, estaba notablemente tranquila antes y durante el orgasmo.

“Parece que deshacerse del estrés y la ansiedad es muy importante y hasta necesario para que las mujeres tengan un orgasmo” dice el neurocientífico Gert Holstege. Esto podría explicar por qué varias mujeres, solas con un vibrador y sin estrés, pueden fácilmente alcanzar el orgasmo.

Varias mujeres con este problema consiguen eventualmente tener un orgasmo, y ello debido a que se dan cuenta que es un problema común y que no están solas. Y nosotros tenemos entonces el rol de Jefe de Relajación.

Para nosotros, la secuencia de “desactivación cerebral” se realiza durante todo el día. Vale la pena trabajar en ello: mientras ella más disfrute el sexo, más de él querrá.

En la mañana, dile cuán atractiva se ve

La realidad científica es que sus niveles de andrógenos son altos en la mañana y bajos en la tarde, lo que significa que su cuerpo está más preparado para el sexo en las primeras horas del día. Pero también es cierto que la realidad diaria es que a las seis de la mañana está pensando en el trabajo que le espera a las ocho, el trayecto a la oficina y en recoger la ropa de la lavandería.

Tu trabajo es hacerla pensar en ti durante su ocupado día, y ello comienza preparándole el café (trabajo de equipo), dándole un beso amoroso en la mañana (afecto), halagar su ropa (sexo), y dejándole llevar el ritmo a veces durante el sexo (darle autoridad). Éste es el paso número uno para la relajación.

Al mediodía, llámala o envíale un correo electrónico

Los hombres respondemos más fácilmente a los estímulos visuales externos. Las mujeres generalmente responden a los internos -un pensamiento o un recuerdo sexual o romántico, por ejemplo. Cuando hables con ella al medio día piensa en tu relación, no en el sexo (sí, puedes hacerlo).

Supongamos que a ella le guste viajar. Envíale una foto de alguno de los viajes que hayan hecho juntos donde se hayan sentido felices y conectados, y déjale saber cuánto la quieres. Si ella está estresada en el trabajo, tu llamada la ayudará a empezar a descargar sus preocupaciones. Este es otro paso para la relajación.

¿Y el resto de momentos del día? en la segunda parte del artículo.

***
Tags Technorati: , , , , , .
Tags Blogalaxia: , , , , , .

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


+ 1 = 10

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>